Stored In Enfermedades del intestino

Pólipos en el intestino grueso

February 1st, 2010 | By luciana

El intestino grueso incluye colon y recto, por tanto un pólipo en el intestino grueso, puede alojarse en sus diferentes zonas.
Un pólipo es un crecimiento tumoral no canceroso que se presenta en la superficie interior del intestino con un diámetro que oscila entre 2 mm y 5 centímetros.
Los pólipos están constituidos por células, dependiendo de la calidad de esas células, se determina la probabilidad de que ese pólipo de lugar a un cáncer de intestino o colon.

Existen diferentes clases de pólipos:

• Pólipos metaplásicos y adenomatosos, estos son pólipos comunes, el primero no posee muchas probabilidades de convertirse en cáncer a diferencia del segundo.
• Pólipos juveniles, que afectan a los niños y jóvenes, son lesiones solitarias y carecen de riesgos, siendo múltiples y hereditarios
• Pólipos del síndrome de Peutz-Jeghers, son conocidos también como pólipos hemartomatoso, están relacionados a manchas marrones en los labios, observándose bajo índice de probabilidades de contraer devenir en cáncer.
• Poliposis cólica familiar, dado por la existencia de múltiples pólipos en el intestino grueso que poseen alto índice de probabilidades de transformarse en cáncer si no s extirpan tempranamente.
• Pólipos inflamatorios, son consecuencia de una inflación intestinal crónica, suelen ser inocuos aunque a veces los confunden con malos y es necesario realizar un contra diagnostico.

En su mayoría, los pólipos son la consecuencia de una mutación genética (al menos 5 mutaciones son necesarias) de las células de la mucosa que recubre el intestino.
Las células suelen mutar, muchas mueren y son eliminadas con las heces, pero otras afectan a la vida de las personas dando lugar a la formación de los pólipos.
Los pólipos menores a 2 centímetros no causan síntomas, momento  partir del cual comienza a evidenciarse sangre en las heces, cuando el pólipo es mayor, suele producir una obstrucción en el colon lo cual imposibilita la normal evacuación de heces, dando lugar a dolor abdominal y retorcijones.
Luego del diagnostico medico, mediante la colonoscopia, sigmoidoscopia, laparoscopia y gastroscopia, el especialista indica el tratamiento y las recomendaciones a seguir.
En muchos casos, durante la realización de un colonoscopia, el pólipo se puede extirpar dando lugar a una polipectomía, es una intervención delicada donde se presta vital atención a las paredes del intestino. En otros casos es necesario la intervención quirúrgica, que acontece cuando el pólipo es demasiado grande (mayor a 4 centímetros), estos además poseen un índice mayor de contener células cancerigenas. La operación requiere la abertura abdominal para extirpar una parte del intestino donde se encuentra el pólipo, y luego la reconexión del intestino,

En el caso de los pólipos metaplásicos, no existe un riesgo al padecerlos, en cambio en el caso de los pólipos adenomatosos, estos sí pueden devenir en un cáncer. Todos los pólipos deben ser estudiados y seguidos detalladamente, solo los juveniles son extirpados y no se asocian con un riesgo mayor de padecer otra afección.

Lo importante ante la aparición de un pólipo es su tratamiento y seguimiento, incluso una vez extirpado para prevenir posibles reapariciones. Es de vital importancia y también una medida preventiva el estar alerta en estos casos ya que se estima que si no es atendido, el 50% de los pacientes puede desarrollar cáncer luego de la aparición de pólipos, riesgo que disminuye considerablemente con el tratamiento y la consulta medica.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.




Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook